domingo, 6 de julio de 2014

escucho un aletear profundo
en las flores de la audiencia
es mi colibrí mañanero
que a compaña el descampado
siempre
voy caminando con él
revolotea a mi lado
se esconde entre las cayenas rojas
sube a las pomarrosas sin darme cuenta
es tan rápido en vuelo
que se me pierde de vista con alegría
suspiro mientras contemplo
su veloz estallido
entre las zarzas y lirios
me alegra tanto que muero
por verlo volar conmigo.

2 comentarios:

Alfmega marin dijo...

Hermoso y etéreo poema lleno de ritmo y armonía. Saludos Titina

titina blanco otero dijo...

Muchas gracias Alfmega! Abrazos de soles